MUJER, CUIDATE, CUIDA TU CORAZÓN

Cuidate, cuidando tu cotazón

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de fallecimiento entre las mujeres , en nuestra mano está cambiar este dato. Cuida tu corazón con alimentos cardiosaludables

En este día en el que se celebra el día mundial del Corazón me gustaría recordar que Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de fallecimiento entre las mujeres en España., Aunque podamos tener la sensación de que nuestras hormonas nos protegen.

Cuidate, cuidando tu cotazón

Una de las causas de este alto índice de mortalidad es que los síntomas de infarto en la mujer pueden variar de los del hombre y ser confundidos con síntomas de enfermedades más comunes, por esto las mujeres tardan más en acudir al especialista.

Según la guía del corazón, elaborada por el equipo de Women’s Health

Una mujer no tiene por qué experimentar los mismos síntomas que un hombre cuando sufre un ataque al corazón. De hecho, a menudo presentan síntomas atípicos y de forma tardía, lo que dificulta el diagnóstico y eleva el riesgo de muerte.

Síntomas de infarto en femenino son:

  • Presión incómoda en el pecho, sensación de dolor en el centro del pecho que puede durar unos minutos, o bien desaparecer y volver a aparecer.
  • Dolor en uno o ambos brazos, en la espalda, el cuello, mandíbula o estómago.
  • Falta de aire, acompañada o no de dolor en el pecho.
  • Otros signos como sudor frío, náuseas o mareo.

Importante: Ante cualquiera de estos síntomas, acude a los servicios de urgencia

Al igual que en los hombres, el síntoma de infarto más común entre las mujeres es el dolor de pecho o malestar.

La diferencia es que, en el caso de las mujeres, existe mayor tendencia a experimentar otros de los síntomas comunes, en particular falta de aire, náuseas, vómitos y dolor de espalda o mandíbula.

Otras causas que hacen que aumente el riesgo de esta enfermedad en las mujeres a pesar del efecto beneficioso de sus hormonas es:

  • Aumento de los niveles de estrés en parte debido a que todavía tienen un gran peso dentro de los hogares que tienen que repartir con las cargas profesionales y laborales, y como cuidadoras
  • Adquisición de malos hábitos: fumamos más que antes, Nos alimentamos mal y rápido, y practicamos poca o ninguna actividad física.

Y hay algo más, hay factores de riesgo cardiovasculares exclusivos de la mujer

  • Contraceptivos orales

Las píldoras anticonceptivas aumentan ligeramente el riesgode infarto de miocardio en las mujeres antes de la menopausia, especialmente por encima de los 35 años de edad. Pero este riesgo aumenta de forma espectacular si la mujer es fumadora, diabética o hipertensa. Los anticonceptivos orales más modernos con menores dosis de estrógenos y progestágenos tienen menor riesgo de enfermedad cardiovascular que los anticonceptivos de vieja generación, excepto para las mujeres que fuman o tienen hipertensión.

Aunque la recomendación de no fumar es para todo el mundo, en la mujer que esté tomando la píldora debería recomendarse de forma especial.

  • Estrógenos endógenos

Las hormonas femeninas (estrógenos) confieren protección. Esta ventaja va desapareciendo paulatinamente después de la menopausia al disminuir el nivel de estrógenos, y el riesgo cardiovascular va aumentando. Si la menopausia está producida por la extirpación quirúrgica del útero y los ovarios, el riesgo de infarto aumenta en gran medida.

  • Ovarios poliquísticos

La presencia de esta enfermedad confiere un riesgo cardiovascular elevado al ir asociado a la obesidad y a la resistencia a la insulina y diabetes. El síndrome de ovario poliquístico (SOP) afecta a entre el 5 y el 10 por ciento de las mujeres españolas

Hay que tener en cuenta que las enfermedades del corazón son enfermedades silenciosas, se presentan sin avisar y tienen un pronostico letal. La única forma de prevenirlas es prestando atención a los factores de riesgo,

El panorama no es muy alentador, sin embargo, está en nuestra mano disminuir estas cifras. Un cambio de hábitos es fundamental, dejar de fumar, moverse, empezar a realizar alguna actividad física y atender a tu alimentación puede ser decisivo.

Una nutrición adecuada puede reducir el padecimiento de enfermedad cardiovascular en un 50%.

¿QUÉ MODIFICAR EN TU ALIMENTACIÓN PARA DISMINUIR FACTORES DE RIESGO?

  1. Grasas:

Tener en cuenta la cantidad y calidad de las grasas nos puede librar de más de un susto.

Aumentar su consumo Disminuye la absorción de colesterol en el intestino. Fuentes de fibra son los cereales integrales principalmente en la avena, las legumbres, frutas y verduras

  • No excederse en el consumo de grasas saturadas que suelen encontrarse en los alimentos de origen animal, embutidos, mantecas, patés, y dentro de los vegetales en el aceite de palma y coco.
  • grasas saludables
  • Vigilar el consumo de alimentos industrializados que contienen grasas saturadas y grasas trans (grasas que provienen de la transformación industrial de las grasas polisaturadas en saturadas), Estas grasas son difíciles procesar para nuestro organismo aumentando el riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • Aumentar el consumo de grasas monosaturadas que se encuentran en el aceite de oliva virgen, los aguacates y frutos secos
  • Consumir alimentos ricos en ácidos grasos polinsaturados w 3. No necesitamos mucha cantidad, pero sí que estén presentes en la dieta a diario. Se encuentran en los frutos secos, los pescados azules y las semillas sobre todo las semillas de chia y lino.
  • Aumentar el consumo de legumbres y pescados blancos, disminuyendo así el de carnes ricas en grasas.
  • Fibra
  • Antioxidantes: sobretodo Vitamina C y Vitamina E.   

Nos aseguramos de consumir estos nutrientes incorporando a nuestros menús frutas y verduras

  • Sal.

Es recomendable moderar su consumo.  Algunos alimentos frescos contienen sodio de manera natural en su composición (marisco, pescado, carne, vísceras, leche, etc.), pero suele haber cantidades mucho más elevadas en los alimentos transformados (platos preparados, precocinados, quesos, embutidos, snacks, etc.),

Se conoce como la sal “invisible” de los alimentos

  • productos «light» o bajos en grasa

Bajo en grasa no quiere decir saludable. Los productos con poca grasa suelen tener cantidades elevadas de azúcar y sal.

Suele pasar que oímos o leemos estas recomendaciones, pero no hacemos cambios en nuestros menús para incorporar estos nutrientes en nuestras comidas del día a día.

Es IMPORTANTE analizar qué hay en nuestros platos a la hora de comer, qué ingredientes podemos cambiar para mejorara nuestra alimentación, y practicar platos sencillos en la cocina, recetas con alimentos cardiosaludables.

Comer conscientes de que nos cuidamos y cuidamos nuestro CORAZÓN

Si después de estas recomendaciones, te cuesta saber cómo aplicarlas a tus platos del día a día, o cambiar tus hábitos de alimentación añadiendo nutrientes cardiosaludables, Si te interesa cuidar tu corazón. Estoy para ayudarte, puedes rellenar el formulario de contacto y hablamos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.